Thursday Feb 03, 2022

Osmoles, osmolalidad y presión osmótica: aclarando el rompecabezas de la concentración de las soluciones

Los enfermeros participan de forma rutinaria en la recogida y análisis de la orina y el plasma, la diálisis, la administración de fluidos intravenosos y el tratamiento de los trastornos osmolares, todo lo cual requiere una comprensión de la concentración de las soluciones. En este artículo se analizan las distintas formas de expresar la concentración de las soluciones, en qué se diferencian y por qué las distintas formas de expresar la concentración son útiles en la fisiología humana. También explica las similitudes y diferencias entre los términos utilizados para describir la concentración de las soluciones: tonicidad, concentración porcentual, densidad, gravedad específica, molaridad, osmolaridad, osmolalidad y presión osmótica. Los términos osmolaridad, osmolalidad y presión osmótica aparecen habitualmente en los libros de texto utilizados en los cursos de enfermería de pregrado, pero a menudo se utilizan incorrectamente como sinónimos. Se discute la utilidad y el contexto adecuado para utilizar las diferentes formas de expresar la concentración de la solución. La osmolalidad (u osmolaridad) debería utilizarse en lugar de la presión osmótica para describir el movimiento del agua entre compartimentos, mientras que el uso de la presión osmótica debería reservarse para situaciones en las que la filtración y la ósmosis operan conjuntamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top