Thursday Feb 03, 2022

¿Uña del pie negra y azul? Aquí es cómo encontrar alivio

Casi todo el mundo tiene que lidiar con una uña del pie magullada en un momento u otro. No importa la causa, la contusión del dedo del pie puede hacer que sea difícil correr, caminar o simplemente estar de pie. ¿Cómo puede algo tan pequeño como una uña del pie causar tanto dolor?

Afortunadamente, hay varias cosas que puede hacer para ayudar a aliviar su malestar. Aquí hay alguna información sobre algunas de las causas comunes de este problema, formas de obtener alivio y consejos sobre cómo evitar este problema en el futuro.

Causas comunes de una uña del pie magullada

Aunque una uña del pie magullada no suele ser tan grave, puede causar mucho dolor, lo que hace difícil moverse. Esta afección también se conoce como hematoma subungueal porque implica una hemorragia debajo de la uña. La razón por la que el dedo del pie se vuelve azul o negro es que la sangre se ha filtrado a los tejidos cercanos a la zona del impacto. 1

Hay muchas formas en las que se puede producir un hematoma en la uña del pie – por ejemplo, al dejar caer algo pesado sobre el dedo del pie, o al tropezar con un mueble.

Por otra parte, una uña del pie magullada puede ocurrir por razones que no parecen tan obvias. Por ejemplo, puede que lleves un calzado demasiado pequeño. El dedo del pie roza constantemente con el interior del zapato, lo que puede provocar un hematoma. Si usas regularmente zapatos puntiagudos (piensa en tacones altos), eso puede comprimir tus dedos y formar un hematoma. 2

Si eres corredor, probablemente estés familiarizado con el término «uña del corredor». Esto sucede cuando tu uña se ve forzada en la parte delantera de tu zapato repetidamente. Cuanto más corras, más probabilidades tendrás de tener una uña del pie magullada como resultado.3

Cómo curar una uña del pie magullada

Por suerte, el dolor de una uña del pie magullada suele remitir gradualmente, y la decoloración disminuirá a medida que la uña crezca. Pero hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a acelerar el proceso de curación. He aquí algunas opciones a tener en cuenta:

– Hielo

Si te has hecho daño en el dedo del pie, aplícate hielo lo antes posible para ayudar a reducir la hinchazón y los hematomas. Vierte un poco de hielo picado en una bolsa de plástico, luego envuelve la bolsa en una toalla y colócala suavemente sobre el dedo. También puedes probar a poner una bolsa de verduras congeladas en la zona afectada. Mantenga el hielo en el dedo durante unos 20 minutos cada dos horas.

– Agua caliente

Mojarse el pie en agua caliente también puede ayudar a acelerar la curación y aliviar las molestias. Llene un cubo o un cuenco grande con agua tibia (no caliente) y sumérjase durante unos 15 minutos. Añadir algunas sales de Epsom también puede ayudar a la curación.5

– Reposo y elevación

Intenta no apoyar el dedo lesionado en la medida de lo posible. Cuanta más presión ejerza sobre el dedo, más tiempo tardará en curarse. Siempre que pueda, eleve el pie para reducir el flujo de sangre a la zona lesionada. Esto también puede ayudar a reducir la hinchazón y el dolor.6

– Otros remedios

Ciertas hierbas y especias también pueden ayudar en este proceso. Por ejemplo, el árnica puede ayudar a aliviar las molestias y la hinchazón.7 La cúrcuma también es conocida por sus propiedades calmantes, y puede ayudar a reducir la hinchazón.8También se sabe que el gel de aloe vera alivia y reconforta la piel (e incluso podría ayudar a que los moretones desaparezcan más rápido).9

¿Contusiones u hongos?

Si no ha sufrido ningún tipo de lesión en el dedo del pie, ni ha tenido ningún problema con sus zapatos, existe la posibilidad de que no tenga una uña magullada. Puede que hayas desarrollado algún tipo de infección por hongos. Ambos problemas pueden dar lugar a una decoloración similar de la uña del pie.

Si observa manchas negras debajo de la uña, por ejemplo, es probable que se trate de un hongo.10 Otros signos de un hongo son el mal olor y la separación de la uña del lecho ungueal. Un hongo puede convertirse en un peligro potencial para la salud si no se trata, así que asegúrese de acudir al médico.

Evitar una uña del pie magullada

Siga estos consejos para evitar tener que lidiar con una uña del pie magullada:

1. Usa calzado de protección si trabajas en un puesto en el que hay riesgo de que se te caigan objetos pesados. Las botas con punta de acero protegerán tus pies.

2. Asegúrate de cortarte las uñas de los pies con regularidad. Esto no sólo reducirá las posibilidades de que se produzcan hematomas, sino que también le ayudará a evitar la aparición de hongos.

3. Utilice un calzado que le quede bien, especialmente si hace footing o corre con regularidad.

4. Acuda al médico si el hematoma no desaparece al cabo de unas semanas.

El resultado final

Una uña del pie magullada está destinada a suceder en algún momento -pero si se toma el tiempo para tratar el problema tan pronto como pueda, podría ayudar a promover una curación más rápida. Y tomar algunas precauciones sencillas puede ayudar mucho a garantizar que no tenga que lidiar con este problema de nuevo.

Aprenda más sobre las uñas de los pies:
¿Qué significan los surcos de las uñas de los pies? (y ¿debería preocuparme?)
Cómo prevenir las uñas encarnadas (¡y tratarlas!)
Guía de pedicura para hombres (sí, ¡puedes tener una pedicura masculina!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top